Un paso por puerto Edén…

Publicado: noviembre 10, 2015 en Viajes

11259695_10206606680465549_7625053141867009102_n

Las costas por doquier, cientos de ellas; trozos enormes de tierra, fiordos y Montañas, islotes e islas de diversos tamaños, el agua tranquila se dispersa ya sin oleaje alguno, la lluvia y el viento acariciando las frías aguas que se encargan de bañar cada una de esas costas. Cada isla, cada pedazo de tierra que sobresale entremedio de las aguas es una historia de miles de años que pasan por nuestros ojos. El buque con el sonido retumbante del motor que pareciera acallar en estos parajes casi de forma intencional, como queriendo no interrumpir la maravilla del paisaje a su alrededor, casi pidiendo permiso con cada nudo que avanza. Miles de costas, no hay arena de playa, no hay sonido de olas chocando en ellas, todo es vegetación, abundante e interminable vegetación. Árboles que besan las costas desde un extremo al otro de cada isla, cada islote es un guardián que custodia las imponentes montañas a sus espaldas, es lo que se ve por la angostura inglesa, es lo que nos brindan las costas de la isla Wellington; Puerto Simpson ya queda atrás.

11053317_10206606681985587_8465082221578358493_n

Un pequeño islote de no más allá de veinte metros nos recibe por la derecha del Buque Evangelistas, una imagen de una virgen acompañada de una bandera Chilena, el Buque con un sonido potente avisa de su llegada, da la impresión de que pidiera permiso a la inmensidad del lugar con su clamor. De fondo las imponentes murallas de roca bañadas en nubarrones dejan entrever sus manantiales de agua en forma de acantilados hacia sus faldas. De frente siguen sucediéndose una tras otra las islas a metros de nosotros. Su imponente vegetación emociona, sus costas llenas de árboles inclinados hacia el agua con los años, parecieran hacernos una reverencia de bienvenida, un saludo y a veces una imploración hacia nosotros, representantes de toda la humanidad en este día, en este instante, de que no les hiciéramos daño, de que prometiéramos no arrebatarles de su hogar. Seguimos nuestra marcha cada vez más hacia el sur, fríos parajes nos abrazan, la niebla se hace presente, los cielos nublados y la lluvia se transforman en nuestros más fieles compañeros. Media hora más navegando y quedamos a un costado frente al Cerro Albion, de más de 1600 Metros de Altura, entonces el Buque en una maniobra repentina comienza a Doblar hacia el oeste en más de 180 grados, el viento se hace presente, la lluvia cobra fuerza y velocidad, el frío se hace penetrante, los huesos duelen y frente a nosotros a lo lejos, a unos 5 KM de distancia se divisa, entre islotes y el mar, en una punta perdida de la gran Isla Wellington, el Puerto Edén; Situado al sur del Golfo de Penas, en la provincia de la última esperanza, habitada hace casi Seis Mil años por indígenas canoeros, antecesores del pueblo alacalufe o kawésqar como se autodenominan, la extinción de esta civilización tiene un factor común al resto de las tribus nativas americanas luego de la colonización y evangelización, las enfermedades. Sus actuales habitantes viven de la pesca principalmente al igual que sus antepasados, hoy en día hay menos de doscientos de ellos; aquí es donde el Buque se detiene, luego viene la descarga de mercancía y provisiones, luego una decena de Botes se acercan a la nave, abordan nuevos pasajeros a esta, tal vez a uno de sus únicos y precarios medios de conexión con el resto del mundo. Luego de 30 minutos parte la marcha una vez más, el recorrido continúa a través del Paso del Indio, mientras la lluvia se hace incesante y el frío es protagonista absoluto; Puerto Edén va quedando atrás, en medio de la nada…

Puerto-Eden-1.1

5 de Junio de 1991…

Publicado: junio 5, 2015 en Deportes, Relatos

… 5 de Junio de 1991, banderas en blanco y en negro flamean en lo alto y un sólo grito se escucha desde un rincón en el último lugar del mundo, retumba en la inmensidad de la CORDILLERA, suena en ARICA y también en Tarapacá; replica en MAGALLANES, en porvenir y Puerto Williams. LAUTARO y CAUPOLICÁN con la frente en alto comparan esta victoria con la que vivieron en carne y hueso en TUCAPEL; y a GALVARINO no le importó esa noche la ausencia de sus manos luchadoras, nada más importaba aquella noche. Un sólo grito que inunda con su fervor apasionado todo el OCÉANO hasta llegar a RAPA NUI, desde este rincón del mundo, recorre todo el continente y resuena en todo el orbe un grito acallado el 73 por aquellos que no tienen vergüenza, un grito ahogado por tantos años, un grito de alegría, de gozo y de unión para todo un país que hasta aquella noche no tenía motivo de unión, bajo una sola consigna, tras una única insignia y por una sola bandera: COLO COLO CAMPEÓN DE LA LIBERTADORES!!

Copa-Libertadores-1991-Colo-Colo-Campeon

Extraño

Publicado: junio 5, 2015 en Historias

Extraño el cansancio, echo de menos aquel dolor, miradas taciturnas al caminar por el paseo ahumada entre un mar de gente. Extraño el dolor en mis pies, el peso en mi espalda, las ganas eternas de llegar a casa y dejar de hacer todo. Extraño el pensar en aquel trayecto, pensar cómo mejorar en el trabajo, pensar qué cocinar para el mañana que sucede a esa tarde caminando, mirando rostros con ojos que me miran, taciturnos y sonámbulos igual que los míos, vista perdida en el horizonte, mirando sin ver, nuestra vista fija en lo que se pasea por nuestra mente, ese dolor, esa pena o esa celebración próxima. Extraño extrañar el viernes por la tarde, ese momento sublime, echo de menos esperar las seis de la tarde de un viernes cuan escolar esperando el timbre del recreo para salir a jugar, 15 minutos duraban, y aún así se sentían más prolongados que un fin de semana. Extraño sentir que mi fin de semana se hace poco.

Ahora camino descalzo por el campo de los abuelos, estoy donde hace unas semanas atrás quería estar, pero ahora extraño estar caminando por la calle atestada de gente con mirada taciturna, caminar apresurado y pensamiento atormentado; y extraño que mientras camino por ahí extrañaba estar caminando descalzo por el campo, a través del silencio, en medio de la nada pensando en el todo, como ahora.

El tren no cesa su marcha, el campo va quedando atrás y ya lo extraño, más a cada segundo, jugar con los perros, correr por en medio del bosque, respirar ese aire fresco, liviano, sentirme vivo, simple, puro. Jamás el ser humano dejará de extrañar cosas, de enfocarse en el ayer ni de anhelar un mañana dibujado y adornado a gusto del que anhela, del que sueña. De repente extrañé estar sentado en un tren en movimiento, el “tac tac” incesante, un libro en la mano y la música en mis oídos siempre con el “tac tac” que no cesa de fondo salvo en cada parada. Me sentí mejor al extrañar algo que estaba a punto de hacer, luego al mirar por la ventana entrando al túnel me vi leyendo sentado en un vagón, dentro de un tren en movimiento, con el “tac tac” incesante de fondo, unos audífonos me coronaban y la música sonaba (me percaté) mientras veía mi reflejo. Me sentí aliviado y feliz, mucho mejor que antes, por fin me dediqué a extrañar lo que hacía justamente en ese momento, cuando dejé de extrañar no me preocupé de extrañar nada más en aquel instante. Es mejor anhelar lo que estás haciendo que seguir conviviendo con la incertidumbre de un mañana sin certeza.

atardecer-por-rail-949

Existe un sector de compatriotas, justamente los que no gustan del fútbol, que siempre al acercarse las fechas de eventos “futboleros” importantes no encuentran nada mejor que comenzar a  sacar al tapete problemáticas sociales, asegurando que eventos deportivos duermen y despistan a la sociedad de las verdaderas problemáticas de este País. Como si ellos pasaran sólo hablando de aquello todo el día, me pregunto si a ellos les gustaría que el resto saliera con el mismo discurso cuando se dispone a ver un poco de televisión, cuando va al cine, cuando sale con la polola a comer Sushi o cuando se jacta mediante fotografías de estar tomándose unas copas del mejor Whisky con los amigos con su “tonto asadito”. ¿Por qué sólo cuando se habla de algo que no es de su gusto sale con el discurso social? ¿Por qué cuando hace lo que a usted le gusta se le olvida? Le recuerdo a usted señorito(a) del doble discurso que el Fútbol aparte de ser un Deporte (puerta de escape a la delincuencia y la pobreza para muchos) también es entretenimiento, muchos lo consideramos un arte, tan válido como ir al cine o cualquier otra actividad recreativa que a usted le pueda interesar y que curiosamente cuando suele desarrollar percibe cierta amnesia temporal que le impide recordar los discursos sociales que sí predica con tanta vehemencia cuando el fútbol está en la Palestra, todo sólo por el caprichoso hecho de que a usted no le gusta y le importa un carajo, deje de llamar la atención, no sea latero y déjenos disfrutar tranquilos del deporte más lindo del planeta.

pelota-futbol

El adiós de Lulú

Publicado: abril 28, 2015 en Historias

Era el invierno más helado de su vida, su garganta apretada, la tristeza lo embargaba y su reflejo a la orilla del río se lo restregaba en la cara, su triste mirar reflejado en su triste mirar, era la tristeza en persona. Lulú ya no estaba más luego de 17 años, él ya no quería seguir con su vida a pesar de sus breves 22 años, que por muy breves que para él fueran para Lulú serían una eternidad. Aún tiene fresco el recuerdo de su primer llanto cuando la tomó entre sus brazos, sería esta la primera vez que se separaran luego de ese primer encuentro hace ya más de 17 años y hoy debía dejarla partir. No más caminatas bajo la lluvia de un abril otoñal, nunca más ese baboso despertar de día sábado por la mañana para ir a correr por el parque en verano. El sueño se llevó a su más fiel compañera, jamás tendrá el lugar que merece en el mundo, no existen pedestales ni monumentos capaces siquiera de replicar ni en la más mínima escala lo que Lulú significa para todos quienes hoy, contra su voluntad y con todo pesar la deben dejar partir ¿Cómo se puede seguir adelante? La vida es muy mezquina con el tiempo que destina a quienes más tiempo merecen; “Lulú ya se ha ido y su cuerpo es lo que queda, serás polvo en esta tierra, serás brisa en nuestro rostro cada mañana, serás la lluvia que nos bañe en esas tardes otoñales y aunque supe aprovechar tu breve estadía para mi corazón jamás será suficiente“. Lulú ya nunca más físicamente, Lulú hasta que la edad borre nuestras mentes, Lulú en nuestros corazones, para siempre…

perro-y-amo

Pan duro…

Publicado: abril 16, 2015 en Deportes
Etiquetas:

file_20120429193507

Pan duro, té amargo y un sueño de los mil demonios. Las derrotas nunca están en los planes, aunque tu equipo haya perdido mil veces, aunque la actitud cabizbaja al caminar por departamental una tarde de Domingo haya sido un plato repetido durante nuestras vidas, aunque al equipo ya no le queden piernas, se quede sin bencina a mitad del campeonato o simplemente porque el rival es más fuerte que uno, nunca iremos a la cancha con la idea de la derrota y aunque se pasea de vez en cuando la idea por la vereda de enfrente de nuestro hogar de ideas, pensamientos y emociones llamado cerebro la sensación vaga de que hoy puede ser un día con un final triste, jamás está en los planes una derrota. El trabajo es un martirio, no, no es el trabajo lo que se hace martirio, es el hecho de pensar que al otro día tenemos que levantarnos temprano para ejercer el deber, te aprieta, te martiriza, como una boa constrictora con su presa, donde la boa es el día después del partido (y todo lo que en él suceda) y la presa somos nosotros y nuestras ganas y energías.

Sujetando ya apenas la camiseta de Colo-Colo entre tus manos sudadas y agarrotadas de tanto sufrimiento, la resignación que muta en rabia y rebeldía ante el resultado adverso, la impotencia de no poder ayudar en nada que se hace más latente cuando ya tu garganta se queda sin fuerzas. Vicuña Mackena estuvo triste anoche, hoy el paseo ahumada es un mar de caminantes una vez más, pero estoy seguro que al menos la mitad de los susodichos que recorren por la calle van dormidos, entregados a su pensamiento de una batalla perdida mientras la inercia de su caminar los acoge entre sus brazos. Es doloroso, triste, desolador, ya no quedan ganas de nada, ni ganas de llegar a casa porque todos los deseos se quedaron hundidos en el césped, detrás de las butacas o bajo un tablón. El fútbol tiene estas cosas y al final crees que lo odias, pero luego de dos días te ves nuevamente deseando que llegue otro domingo para ver salir el equipo a la cancha.

El triatleta

Publicado: febrero 16, 2015 en Deportes

FUTBOL 2013 SELECCION CHILE VS ECUADOR

En mi trabajo, veo pasar por los pasillos a la gente, entre murmullos oigo críticas, habladurías y adjetivos calificativos poco alentadores hacia otro ser humano, cuyos oídos no estaban presentes para poder recibir e incluso refutar aquellas críticas. Vino a mi mente la historia del triatleta, un jugador de futbol esforzado, que de niño siempre soñó con convertirse en un astro mundial, que tuvo siempre ese enfoque y a pesar de lo difícil y casi imposible que podía parecer a ojos del resto, jamás perdió la esperanza, las ganas y por sobre todo la convicción de conseguir sus sueños, entonces los transformó en objetivos, los hizo tangibles y los convirtió en Realidad. Llegó a jugar en grandes Clubes de Chile y de Sudamérica. Se convirtió con los años en seleccionado nacional inamovible e indiscutido, se ganó un lugar en la palestra del Fútbol Criollo, pero existió la envidia, existió la rabia, existió la disconformidad del que lleva una vida disconforme, la mediocridad del mediocre, ese que siempre exige al resto lo que él nunca ha logrado. A pesar de la gambeta endiablada, gran capacidad de habilitación e incluso potencia en los tiros, considerando su corta edad, la disconformidad creció en el ambiente, se convirtió en triatleta, “Corre, hace bicicleta y… nada”. De bajo perfil siempre, humilde, esforzado, entrenando más que el resto, llegó a Europa, creció, se cayó cien veces y se levantó ciento una.

El Triatleta ahora es figura en Inglaterra, gana cientos de millones de pesos y puede jactarse de haber sido figura en las tres ligas de Fútbol más importantes de todo el mundo, alabado y aplaudido por todo el orbe futbolero, no ha dejado de lado su humildad, ni olvidado sus raíces. El triatleta le ha dado trabajo a los miserables de siempre para buscar hasta la última mancha dentro de su vida para poder denigrar, descalificar e intentar ensuciar la admirable carrera. Hoy ya no hay más triatletas corriendo en la cancha del Emirates Stadium ni tampoco del Estadio Nacional, sólo vemos a un Niño Maravilla.

Esta historia me ha enseñado a no dar batalla por perdida, a no rendirse, no desesperar y no dar nunca una pelota por perdida en esta difícil cancha llamada vida. Pero también me ha enseñado a centrarme en mis propios objetivos, a no juzgar al prójimo por sus fallos u objetivos inconclusos, porque cada ser humano, bajo la percepción y prisma que tiene sobre la visión de la vida, tiene objetivos diferentes, anhelos y sueños diversos que jamás serán los mismos a los demás, pues son inherentes y dependen de las vivencias de cada uno. Si debemos juzgar a alguien y apuntarlo con el dedo, que sea frente a un espejo.