Archivos de la categoría ‘Viajes’

Un paso por puerto Edén…

Publicado: noviembre 10, 2015 en Viajes

11259695_10206606680465549_7625053141867009102_n

Las costas por doquier, cientos de ellas; trozos enormes de tierra, fiordos y Montañas, islotes e islas de diversos tamaños, el agua tranquila se dispersa ya sin oleaje alguno, la lluvia y el viento acariciando las frías aguas que se encargan de bañar cada una de esas costas. Cada isla, cada pedazo de tierra que sobresale entremedio de las aguas es una historia de miles de años que pasan por nuestros ojos. El buque con el sonido retumbante del motor que pareciera acallar en estos parajes casi de forma intencional, como queriendo no interrumpir la maravilla del paisaje a su alrededor, casi pidiendo permiso con cada nudo que avanza. Miles de costas, no hay arena de playa, no hay sonido de olas chocando en ellas, todo es vegetación, abundante e interminable vegetación. Árboles que besan las costas desde un extremo al otro de cada isla, cada islote es un guardián que custodia las imponentes montañas a sus espaldas, es lo que se ve por la angostura inglesa, es lo que nos brindan las costas de la isla Wellington; Puerto Simpson ya queda atrás.

11053317_10206606681985587_8465082221578358493_n

Un pequeño islote de no más allá de veinte metros nos recibe por la derecha del Buque Evangelistas, una imagen de una virgen acompañada de una bandera Chilena, el Buque con un sonido potente avisa de su llegada, da la impresión de que pidiera permiso a la inmensidad del lugar con su clamor. De fondo las imponentes murallas de roca bañadas en nubarrones dejan entrever sus manantiales de agua en forma de acantilados hacia sus faldas. De frente siguen sucediéndose una tras otra las islas a metros de nosotros. Su imponente vegetación emociona, sus costas llenas de árboles inclinados hacia el agua con los años, parecieran hacernos una reverencia de bienvenida, un saludo y a veces una imploración hacia nosotros, representantes de toda la humanidad en este día, en este instante, de que no les hiciéramos daño, de que prometiéramos no arrebatarles de su hogar. Seguimos nuestra marcha cada vez más hacia el sur, fríos parajes nos abrazan, la niebla se hace presente, los cielos nublados y la lluvia se transforman en nuestros más fieles compañeros. Media hora más navegando y quedamos a un costado frente al Cerro Albion, de más de 1600 Metros de Altura, entonces el Buque en una maniobra repentina comienza a Doblar hacia el oeste en más de 180 grados, el viento se hace presente, la lluvia cobra fuerza y velocidad, el frío se hace penetrante, los huesos duelen y frente a nosotros a lo lejos, a unos 5 KM de distancia se divisa, entre islotes y el mar, en una punta perdida de la gran Isla Wellington, el Puerto Edén; Situado al sur del Golfo de Penas, en la provincia de la última esperanza, habitada hace casi Seis Mil años por indígenas canoeros, antecesores del pueblo alacalufe o kawésqar como se autodenominan, la extinción de esta civilización tiene un factor común al resto de las tribus nativas americanas luego de la colonización y evangelización, las enfermedades. Sus actuales habitantes viven de la pesca principalmente al igual que sus antepasados, hoy en día hay menos de doscientos de ellos; aquí es donde el Buque se detiene, luego viene la descarga de mercancía y provisiones, luego una decena de Botes se acercan a la nave, abordan nuevos pasajeros a esta, tal vez a uno de sus únicos y precarios medios de conexión con el resto del mundo. Luego de 30 minutos parte la marcha una vez más, el recorrido continúa a través del Paso del Indio, mientras la lluvia se hace incesante y el frío es protagonista absoluto; Puerto Edén va quedando atrás, en medio de la nada…

Puerto-Eden-1.1

El Arte de viajar

Publicado: diciembre 15, 2013 en Viajes

viajes

Muchas veces viajamos con las ganas y ansias de conocer nuevos lugares, conocer culturas y costumbres distintas a las que estamos acostumbrados, conocer paisajes maravillosos, lugares únicos y diferentes, gente con otra forma de ver la vida, con otra perspectiva, otras geografías, en fin, todo se resume en conocer. El concepto de conocer no pasa sólo por la vista, conocer implica un compromiso mucho mayor, la misma palabra “Conocer” proviene del latín “Cognoscere”, es decir de cognición, el concepto de cognición hace referencia a la facultad de los seres de procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido (experiencia) y características subjetivas que permiten valorar la información. Cuando viajamos, tomamos fotografías, oímos historias y visitamos lugares típicos de la zona en cuestión, creemos (con cierta razón) que al observar y recorrer la mayor cantidad de lugares y rincones posibles del área que visitamos estamos sacando el mayor provecho posible de nuestros esfuerzos por visitar el destino de nuestro viaje. Pero en realidad, el arte de viajar implica mucho más que lo anteriormente expuesto, pues el concepto de “Conocer un lugar” como anteriormente lo señalamos, proviene del conocimiento, y el conocimiento implica adquirir toda clase de información del lugar que visitamos. Viajar es un arte mucho más complejo de lo que parece, viajar y conocer un lugar nuevo, un destino deseado previamente por el viajero ofrece una oportunidad maravillosa de aplicar el concepto de “conocer” en toda su implicancia. Por todo aquello es que te invito, estimado lector y estimada lectora, futuro viajero y viajera, que en tu próximo destino, ese que tienes planeado hace un tiempo, ese lugar al que anhelas tanto conocer, te esmeres precisamente en eso, conocerlo, pero en su máxima expresión. La experiencia visual será mucho más provechosa y el viaje mucho más gratificante si cada cosa que ves durante tu viaje la haces con conocimiento. Pero ¿Cómo logramos aplicar todo esto? Es más sencillo de lo que parece, simplemente antes de cada viaje instrúyete sobre las maravillas de los lugares que visitarás dejando en segundo plano las referencias (muy importantes por lo demás, sobre todo a la hora de decidir viajar) y los prejuicios que tengas sobre el lugar (los comentarios negativos que puedas haber recibido del lugar o viaje a realizar), y conoce de buena fuente todas las maravillas y ofrecimientos que dispone tu próximo destino, cada lugar que visitas es una fuente de aprendizaje y conocimiento único, no hay lugar en el mundo que sea igual al otro y cada destino, cada viaje, merece atención y tiempo para poderlas disfrutar. Espero consideres esta invitación a instruirte de la mejor manera y de buena fuente sobre las maravillas del mundo, que disfrutes tu viaje y que tengas un feliz retorno a casa…