El mundo patas p’arriba

Publicado: enero 18, 2017 en Deportes

0014388785

Traemos a la vida artificialmente a millones de animales cada día, seres con capacidades para sentir y experimentar dolores, pena y alegría, seres conscientes de si mismo y de su existencia, únicos e irrepetibles cada uno de ellos, sólo para luego asesinarlos por el mero placer de nuestro paladar, porque nos gusta el sabor de la carne, de la leche, del queso y de los Huevos…

Gastamos miles de millones de litros de agua, contaminamos la atmósfera con millones de Kilos de Gas Metano, destruimos millones de hectáreas de bosques y selvas y todo esto para la industria de la producción alimentaria a costa de Animales. Hacemos vivir un infierno, un verdadero Holocausto a Millones de Animales cada día y malgastamos groseramente los recursos Naturales del planeta en vez de usarlo para producir más eficientemente alimentos ricos en proteínas, minerales y vitaminas como las legumbres, vegetales y frutas, cuyo costo de producción es abismalmente menor que la industria de la explotación Animal…

Si, el mundo está totalmente patas p’arriba y somos nosotros, los seres humanos, con nuestra sed de poder, con nuestro Ego, con nuestro egoísmo, con nuestra indiferencia y pasividad, los únicos culpables de esta tortuosa y catastrófica destrucción planetaria… Definitivamente si, el mundo está patas p’arriba.

El despertar del Señor Robert

Publicado: octubre 19, 2016 en Relatos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me perdonan, pero yo no quiero seguir así – Se levanta de su silla mientras tira las cartas de póker sobre la mesa y deja de lado su vaso semivacío de Whisky añejado – Nos victimizamos por nuestros trabajos asalariados con recompensas injustas, nos indignamos cuando nos denigran, nos hacemos los ofendidos y nos desquitamos en nuestras charlas bañadas de alcohol, hachís y un juego de póker – Apunta a Johnson, su fiel compañero – Pero dime ¿Quién piensa en tu zapato? – Apunta a Giovanni Gallardo, su apostador empedernido – ¿Quién piensa en tu plato de comida? Díganme ustedes ¿Quién piensa en su maldito vaso de leche en las mañanas? ¿Quién piensa en el atún de tu ensalada? ¿Quién considera la chuleta de ese plato? – Se para en el umbral de la puerta, con el ceño fruncido, los ojos humedecidos y la mirada perdida en un punto fijo entre sus compañeros de juerga de viernes por la noche – ¡Caballeros! Me perdonarán ustedes pero yo no vuelvo a probar ese bocado, esa delicia, ese manjar. Yo odio la desigualdad que cometen para con ustedes, yo entiendo el pesar de Watson cuando ruega al director de la compañía por un mes más sin ser despedido, yo compadezco el deseo de Gallardo de dejar de ser el lamebotas del jefe inescrupuloso, yo admiro la valentía de Jiménez cuando trabaja doble turno y recibe una miseria. Pero hoy abrí los ojos, hoy me quito la venda y la boto al tacho de la basura, hoy pienso en los que nadie más piensa puesto que todos no hacen más que pensar en sí mismos y en sus semejantes. Me perdonarán caballeros, me retiro indignado, estaré disponible para atender sus preguntas y feliz les atenderé cuando se sientan preparados, desde ahora y hasta el fin de mis días jamás vuelvo a avalar sufrimiento alguno, ni a financiar muertes innecesarias. Que el Whisky y el Póker sean testigos de este momento, en que he decidido de forma consciente y considerada, dar un paso gigantesco hacia el camino del respeto y la consecuencia, donde la Justicia y la Igualdad rozan la realidad.

Entre la tinta y un Café

Publicado: octubre 18, 2016 en Historias, Poemas

escribir-votos-ideas-cafe

Déjame pensar en qué escribir,
Déjame sentir, déjame oír,
Dame un segundo y te escribiré un poema,
Dame un minuto y haré una Novela,
Dame una semana y cantaré una melodía,
Dame un año entero y más todavía.
Te haré un mundo nuevo donde acallar la melancolía.
Déjame sentado aquí en el umbral de la puerta,
No olvides dejar la ventana entreabierta,
No quiero quedar afuera si mi alma se despierta,
Si de pronto dejo de escribir,
Si de pronto dejo de sentir,
No te vayas a ir,
Al menos no sin mí,
Considérame en tus planes,
Piensa en mí cuando falles,
Imagina que te tomo por el brazo antes que caigas,
Visualiza mi sonrisa en el momento en que desmayes,
Si mal sale todo lo rehago por ti,
Te invento un mundo nuevo donde puedas ser feliz,
Dame una servilleta y algo para escribir,
Verás cómo soy capaz de hacerte sonreír.
Dame un segundo, no te vayas,
Deja ese café y todas tus mañas,
Mírame a los ojos y escribiré un poema en tus pupilas,
Acércate a mi boca y con la tinta de mis besos te contaré una historia,
Acariciaré tu pelo con una prosa que otorgará a tu memoria,
Los más bellos párrafos que nunca más tu alma olvida,
Desnudaré tus emociones,
Hasta el punto de la locura,
Te escribiré canciones,
Que te devolverán la cordura,
Te haré dudar,
perder la noción del tiempo,
Respirarás bajo el agua,
Te ahogarás con el viento,
Deja que te enseñe lo que he descubierto,
Al mirarte a los ojos he soñado despierto,
He vivido en las moléculas de tus pensamientos,
He viajado contigo a los confines del tiempo,
Déjame pensar en qué escribirte antes que te vayas,
Déjame mirarte antes de que te esfumes en la noche,
Deja disfrutar de la estela de emociones que vas dejando,
Dame una chance más de tomar nota mientras te vas alejando.
Cuando ya no estés conmigo deja imaginarte,
Dame la dicha de escribirte y de pensarte,
Dame el placer de soñarte,
Dame la gracia de siempre estorbarte,
En tus pensamientos y en todas partes,
Y ser a quien tú pienses a la hora de acostarte.
Se levantó de su silla sin siquiera mirarme,
Caminó en mi dirección y comencé a inquietarme,
Arrugué la servilleta ya sin percatarme,
Pasó justo a mi lado y no me atreví a mirarle,
Mi café ya estaba frío y la historia se marchita,
Con las manchas de un café que derramé,
Son las 11 de la noche y la historia que fue escrita,
Se ha perdido entre la tinta y un Café.

Yo vi a sus ojos

Publicado: julio 25, 2016 en Relatos, Veganismo

Yo vi a sus ojos y por fin después de tantos años de indiferencia, pude sentir su dolor, pude comprender su sufrimiento, en algo tan simple como ver a sus ojos, llenos de miedo, llenos de inocencia, llenos de incertidumbre y dudas, pude entender, casi de un momento a otro. Sentí su dolor y su miedo por un segundo, me vi entre barrotes caminando apuntalado, enfermo, cansado y adolorido. Atrás ya entre nubes e imágenes borrosas aún algo queda en su mente del dolor de la pérdida, del arrebato de aquel hijo que la obligaron a concebir y que una vez dado a luz jamás volvió a ver. Hoy entiendo, justamente hoy, algo que siempre me cuestioné cuando pequeño, pregunta que de súbito y acallada por el correr de los años dejó de atormentarme en un momento, adormeciendo mi conciencia y mi real decisión. Al rico y al explotador le conviene la mentira, le conviene el sufrimiento oculto por sobre el camino correcto, le conviene disfrazar la Ética bajo el traje de la Moral, esconder el rostro de lo realmente correcto bajo el antifaz de lo “Normal”. La sociedad está corrompida por un recorrido de siglos de decisiones intencionalmente equivocadas por unos pocos a quienes siempre les ha convenido que el mundo recorra el camino equivocado, camino fácil lo llaman y lo adornan con murallones sin ventanas llamados “Educación Primaria y Secundaria”, con techos de cemento hechos de televisión abierta, cuyo material se hace más sólido y consistente con el correr del tiempo. Porque todo el mundo entiende que la tecnología avanza a pasos de gigante, todo el mundo sabe que los avances permiten salvar vidas, todos manejan la información de que gracias a la ciencia en la medicina hallamos cura a muchos de nuestros males. Mas el ser humano se esmera siempre en buscar todo para sí mismo, sin importar el precio que ello conlleva, el fin siempre justificará los medios cuando de salvaguardar a la humanidad se trate. Nos engañaron siempre, con sus pestes inventadas y enfermedades provocadas intencionalmente por los mismos que luego tenían la cura, infunden el miedo a costa de miles de vidas de la misma especie, corrompidos por una ambición banal, perecedera, limitada e intrascendente, el dinero. Nos engañaron siempre y a estas alturas ya ni basta que nos sigan engañando, porque la humanidad se durmió finalmente, nos guiaron por el riachuelo mucho tiempo creyendo que el camino llevaba a Mar Abierto, pero nos han dejado a la deriva en el Mar Muerto y aunque poco a poco nos hemos ido dando cuenta de la triste verdad, no son suficientes para remar la gigantesca embarcación de la humanidad.

“Me empujan, me golpean y me entierran sus pinzas electrificadas, el pasillo es muy estrecho por lo que no puedo girar y al volver sobre mis pasos me vuelven a empujar, el dolor es intenso, tengo miedo y quiero salir de aquí, quiero que acabe esto…” No puedo seguir mirando, vuelvo a ver en sus ojos el dolor, el sufrimiento y el miedo inmerecido. “De cabeza mis ojos hacia el suelo, intento librarme, pero es imposible, un cuchillo atraviesa mi garganta y no puedo defenderme, tampoco hay quien me defienda, mi sangre cae y me siento débil, estoy cansado, tengo miedo y ya no puedo respirar, mi sangre me ahoga y el dolor es insoportable, intento librarme una y otra vez, no entiendo qué pasa, sólo quiero vivir…” Una lágrima primero, después otra, siguió un llanto incontrolable y unas ganas enormes de pedir perdón a cada uno de ellos, una culpa incontenible que jamás antes sentí en mi vida, arrepentimiento, dolor, pena, rabia, angustia… Resignación. Una imagen que se repite millones de veces a diario, una tortura totalmente innecesaria, vuelvo a pensar en la tecnología ¿Recuerdan lo que pensé en este mismo texto? Si, avanza a pasos agigantados ¿Por qué la estamos usando tan horriblemente mal? El Ser humano tiene un don único en comparación a todas las demás especies del reino animal, una Inteligencia incomparable, tan grande que poseemos capacidad de razonamiento de tanta magnitud que podemos identificar el mal y el bien sin previas reconvenciones… ¿Resignación? Pensé entre lágrimas, ¡No señor! Es inclaudicable resignarse a dejar que pasen cosas que aún no pasan.

Personalmente, no puedo quedar de brazos cruzados, no pienso, no es una opción y hasta el día en que deje de existir será esa mi decisión. No es que no queramos cambiar, es que no sabemos que existen opciones, porque nunca salvo en la inocencia de la niñez nos hemos cuestionado qué está bien y qué está mal, la sociedad humana ya ha sido diseñada a la medida de unos pocos a su antojo, tal diseño ha sido tan efectivo que dejamos de cuestionarnos cosas y nos dedicamos simplemente a imitar lo que ya se viene haciendo. Déjenme decirles estimados lectores que los más grandes cambios positivos de la humanidad y las más grandes verdades otrora social y globalmente rechazadas han nacido de cuestionamientos a las directrices sociales regentes. El cambio es y será siempre el resultado de un cuestionamiento a algo pre establecido, nunca dejemos de cuestionar. El sufrimiento nunca será algo normal, la ética y la moral son cosas distintas, aunque el dolor y la muerte sean parte natural de la vida, el cuestionamiento está en la forma y circunstancias en las que estos se producen y llevan a cabo. No voy a descansar más, aunque me falte vida para ver cumplida la meta, no pienso claudicar en esta lucha, que no es por mí bajo ningún punto de vista, no es mi conciencia la que me pide luchar, es mi sentido común, es mi yo adulto respondiendo a mi yo de niñez sin intervención de terceros de por medio que modifiquen el contenido de mi respuesta… ¿Resignación? Pregunto nuevamente entre sollozos mientras observo el cuerpo sin vida, yo vi a sus ojos y por fin después de tantos años de indiferencia, pude comprender que estuve 26 Años recorriendo el camino equivocado, yo vi sus ojos, le pedí perdón y le susurré que su muerte no sería en vano…

vaccll11

Retroceder Para Avanzar

Publicado: julio 14, 2016 en Relatos

“La vida es ahora” pienso, la vida es ahora escribo, la Vida es Ahora predico… Pocas veces lo practico. Qué tan difícil es volver sobre tus pasos después de construir un sendero con tanta solidez, producto de tanto esfuerzo, de tanto sudor, lágrimas y desvelos. Da la impresión de que volver atrás fuera un retroceso, da la sensación de que volver atrás transforme en banalidad todo el camino construido. Pero no, pienso, puesto que sin haber llegado hasta aquí jamás cuenta me hubiese dado de que probablemente estoy recorriendo el camino equivocado.

Para tomar impulso es necesario un paso atrás.

impulso

El sendero equivocado

Publicado: julio 5, 2016 en Relatos, Veganismo

En el camino perdí el sentido de la vida, perdí la sensibilidad, perdí la noción de la realidad, la capacidad de ponerme en el lugar del otro. En el camino aprendí a preocuparme primero por mí, después por los que quiero tener cerca mío (es decir seguí preocupándome por mí, porque me preocupé por alguien que me importaba y cuya compañía necesitaba), aprendí a creer que adorar imágenes inventadas por la misma humanidad era el camino a mi salvación. Aprendí que el humano es superior a toda otra raza. En el camino aprendí a diferenciar y devaluar una vida por bajo otra, aprendí que nuestra naturaleza es ser superior a las otras especies. En el camino aprendí a ignorar el sufrimiento del que cometió errores y del que no nació humano ni mascota. Aprendí a ignorar el sufrimiento, a hacerlo parte del día a día, a entender que nada podía hacer, que “así es la vida” que “así es la naturaleza”. 

Hoy abro los ojos y cuenta me doy que nada aprendí, cuenta me doy que el tiempo perdí. Hoy puedo ver que no se nada, hoy vuelvo a aprender. Hoy he vuelto a nacer y he desviado mi camino hacia el sendero correcto, hacia el trayecto de la consecuencia entre lo que digo, lo que pienso y lo que hago; hacia el trayecto de la sensibilidad, de la valorización de todos los seres, de la compasión por el que sufre, por el que llora, por la madre cuyo sufrimiento nadie puede acallar cuando le arrebatan a su hijo recién nacido, por el bebé cuyo destino es morir sin crecer, en manos del inconsecuente, frente a ojos del insensible, yacer en el plato del ignorante y terminar en el estómago del inconsciente.

Hoy cada segundo que pasa es dolor, es sufrimiento consciente por el que muere de forma cruel sin poder defenderse. Hoy he vuelto a nacer, he vuelto a crecer y he vuelto a aprender de la forma correcta, de la forma que debió ser. Hoy aprendí que preocuparme por los demás no es un acto de compasión sino un acto de comprensión, hoy aprendí que de niño nos enseñan a cultivar la ignorancia en nuestras mentes y la frialdad en nuestros corazones. Hoy camino el sendero correcto, un sendero de amor, de respeto, de consciencia y de armonía, un camino que no recorro sólo y al que cada día espero recorrer de la mano con más y más personas conscientes, que abrieron los ojos, miraron hacia atrás y se dieron cuenta, al igual que yo, que llevaban buena parte de su vida recorriendo el sendero equivocado.

 silhouettes-man-many-animals-night-stars-blue-vegan-picture-56433119

 

 

Llama a tus abuelos

Publicado: enero 7, 2016 en Relatos

Llama a tus abuelos, aunque no tengas nada que contar, aunque no te guste conversar por teléfono, aunque pienses que sólo preguntándole a los demás sobre cómo están bastará. Llámalos y no por lástima ni por obligaciones externas que te aten a hacerlo, ni porque tu conciencia te lo dicta. Llámalos porque los amas, llámalos porque la vida es hoy, mañana puede ser muy tarde, no sólo para ellos que tienen el reloj de la vida mucho más gastado, sino por la vida en general, que cambia de un día a otro, donde la muerte es sólo una instancia, sí, la definitiva, pero sólo una instancia y un motivo de tantos otros por los cuales llamarlos mañana puede ser tarde. La vida marcha a pasos de gigante a través del tiempo y cosas inesperadas suelen suceder entre paso y paso. Por eso llámalos, de lo contrario te juro que te arrepentirás, no es una advertencia ni una amenaza, es un hecho irrefutable. Llama a tus abuelos aunque la llamada dure 30 segundos, escúchalos, cuéntales lo que haces, probablemente en algunos aspectos y matices verán en ti lo que ellos algún día quisieron ser y por circunstancias de la vida no pudieron. Llama a tus abuelos, todos los días si es posible, no veo de qué avergonzarse, el motivo único para sentirse así es no llamarlos. Llámalos aunque haya pasado mucho tiempo sin hacerlo, el día y la noche nos dan la ventaja de que cada amanecer es una oportunidad para comenzar de nuevo, tienes 365 oportunidades en un año, no hay de qué avergonzarse. Llama a tus abuelos hoy y evocarás el futuro, estarás en él, pues habrás hecho algo hoy que, de no hacerlo, anhelarás poder hacer en 20 años más, cuando probablemente sea demasiado tarde. Llámalos no sólo por ellos, que se sentirán felices con tu llamada, sino por ti, porque en el futuro cuando ya no puedas llamarlos recordarás la llamada que hiciste hoy y te sentirás complacido. Llámalos y sepultarás para siempre la triste sensación futura de no haberlo hecho el día de ayer, cuando pudiste hacerlo, así no tendrás que querer hipotecarlo todo por volver el tiempo atrás para llamar a tus queridos abuelos.

abuelos2